Nuevo Laredo sin capacidad de alojamiento para migrantes en México

El presidente municipal de Nuevo Laredo, Tamaulipas, Enrique Rivas Cuéllar, anunció hoy que no recibirá a un migrante más ni se habilitarán más espacios para recibir a los que están en México por falta de alojamiento.

CDMX a 26 de Abril de 2019.- El presidente municipal de Nuevo Laredo, Tamaulipas, Enrique Rivas Cuéllar, anunció hoy que no recibirá a un migrante más ni se habilitarán más espacios para recibir a los que están en México por falta de alojamiento.
Confirmó que mil 300 personas de diferentes nacionalidades serán enviados a otros estados a esperar el llamado de la autoridad migratoria de Estados Unidos.

Necesitamos que aquel migrante que ya inició el trámite sea transferido a alguna parte de la república mexicana porque ya está rebasada la capacidad de los albergues municipales en la ciudad y no se puede recibir a una persona más, están en hacinamiento, expresó Rivas Cuéllar.

El alcalde fue claro al señalar que no se habilitarán más espacios para recibir migrantes en esta ciudad que colinda con la similar de Laredo, Texas. No vamos a habilitar ni Poliforum ni nada porque lejos de solucionarlo se nos convertiría en un problema mayor si hiciéramos una invitación para que vengan más y más migrantes, dijo.

Las casas para migrantes y los albergues municipales han tenido varios problemas desde la llegada de las grandes caravanas centroamericanas, pues les hace falta comida, artículos de limpieza, medicinas y ropa.

Además, los migrantes han generado algunos conflictos dentro de los mismos grupos, lo que ha alertado a las autoridades que han tenido que reforzar la seguridad para mantener el control de la situación y no les afecte ni a ellos ni a los habitantes que viven alrededor de estos centros. También algunos decidieron vivir en las banquetas (aceras), afirmó.

En estos días se iniciará el traslado hacia otra ciudad de los migrantes que hayan iniciado un trámite en Estados Unidos. Elementos de seguridad estatal y municipal tomarían el control de esta situación y estarían encargados del trasladarlos, así como de impedir que lleguen más o deportarlos en caso de provocar problemas.

Expresó que el trámite migratorio en Estados Unidos puede tardar seis, siete, ocho o diez meses y sería imposible tenerlos en Nuevo Laredo todo ese tiempo, comentó Rivas Cuéllar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *