Giselle despierta admiración en el público asistente al ensayo de la Compañía Nacional de Danza

La trágica historia de amor de Giselle cautivó una vez más al público amante del ballet, quien disfrutó de la coreografía del inglés Anton Dolin en el ensayo general que la Compañía Nacional de Danza ofreció ayer en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

CDMX a 26 de Abril de 2019.- La trágica historia de amor de Giselle cautivó una vez más al público amante del ballet, quien disfrutó de la coreografía del inglés Anton Dolin en el ensayo general que la Compañía Nacional de Danza ofreció ayer en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

Al continuar las vacaciones escolares, las niñas y niños, así como adolescentes se dieron cita en el recinto del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) para apreciar con la agrupación que, bajo la dirección de Elisa Carrillo y Cuauhtémoc Nájera, lo que será el inicio a su temporada de primavera con el estreno en México de esta versión de Giselle.

La Compañía Nacional de Danza ofrecerá en el mismo espacio cuatro funciones: el jueves 25 y el lunes 29 de abril a las 20:00 horas, el sábado 27 a las 19:00 y el domingo 28 a las 17:00.

“Es una historia de amor muy triste, pero estuvo muy bonita”, comentó una jovencita después de “caer” el telón, mientras que un grupo de personas de la tercera edad comentaba la técnica de los bailarines, quienes -dijeron- están en su mejor momento.

Por el mismo tenor fueron los comentarios de la mayoría de los asistentes, quienes salieron conmovidos por la historia, además de disfrutar la ejecución de los integrantes de la agrupación del INBAL.

Con Yoalli Sousa como Giselle, Erick Rodríguez como Albrecht y Valeria Mariaud como Myrtha, y música en vivo a cargo de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes bajo la dirección huésped de Elshad Bagirov, el público disfrutó de cada uno de los cuadros que integran el ballet basado en la obra De l´Allemagne de Heinrich Heine.

Las danzas alegres de la primera parte se ven interrumpidas bruscamente ante la muerte de Giselle, quien pierde la razón ante el engaño de su amado.

En la segunda parte, con la aparición de las willis, el bosque muta en un ambiente brumoso, donde sobresalió la técnica de puntas de Mariaud, quien parece que flota sobre el escenario.

La versión de Anton Dolin permite que más bailarines de la Compañía puedan mostrar el dominio que poseen al ejecutar diversos pasos, giros y puntas. El público respondió entusiasta con fuertes aplausos y ovaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *