Envío de GN a frontera sur reduce 28% la fuerza prevista para seguridad: Marko Cortés

Además de ilegal e improvisado, el envío de 6 mil elementos de la Guardia Nacional para contener la migración en la frontera sur reduce 28 por ciento la fuerza armada con mando civil, que el gobierno tiene previsto desplegar el 30 de junio en todo el país para mejorar la seguridad pública.

CDMX a 14 de Junio de 2019.- Además de ilegal e improvisado, el envío de 6 mil elementos de la Guardia Nacional para contener la migración en la frontera sur reduce 28 por ciento la fuerza armada con mando civil, que el gobierno tiene previsto desplegar el 30 de junio en todo el país para mejorar la seguridad pública.

Así lo aseguró el Presidente de Acción Nacional, Marko Cortés, quien manifestó su preocupación por el desdén del gobierno federal por atender la principal demanda de los mexicanos que es la seguridad, con tal de cumplir primero con las exigencias de Estados Unidos.

“Vemos con mucha preocupación cómo al presidente López Obrador le importa más quedar bien con Donald Trump, que dar seguridad a los mexicanos. El envío urgente de 6 mil efectivos de la Guardia Nacional para frenar a los migrantes es ilegal y reduce 28 por ciento la fuerza que se tiene prevista desplegar a finales de este mes en el país contra la inseguridad”, indicó.

Señaló que de esta forma la Guardia Nacional iniciará sus operaciones el 30 de junio con una fuerza significativamente menor a los 21 mil elementos originalmente contemplados para combatir a los grupos criminales y tratar de recuperar la tranquilidad.

El Presidente de Acción Nacional expuso que la estrategia de enviar a la Guardia Nacional a la frontera sur, es arbitraria porque no fue creada para objetivos migratorios, sino para tareas de seguridad pública.

Además, dijo, “la coordinación de su despliegue en esa zona viola doblemente la ley, primero, porque está a cargo de la Secretaría de Relaciones Exteriores y no de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, y, segundo, porque el manto operativo recae en un mando militar en activo y no en uno civil”.

De esta forma, aseguró Marko Cortés, hay un claro desprecio del Presidente de la República y su gobierno por respetar la Constitución y las leyes, ademas será más preocupante lo que suceda en materia de derechos humanos, porque los operativos antiinmigrantes de la Guardia Nacional se realizan de forma improvisada y sin protocolos de actuación.

“Es urgente que el gobierno presente un plan integral que por un lado enfrente el grave problema de inseguridad, y por otro, resuelva la crisis migratoria y del conflicto bilateral con EUA. Con medidas improvisadas difícilmente saldremos bien librados como país”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *