Emociones y melodías en el inicio de la temporada 2019 de Solistas Ensamble

Solistas Ensamble del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), agrupación fundada en 1984 por el maestro Rufino Montero, inició su temporada 2019 el día de ayer en el Anfiteatro Simón Bolívar, y lo hizo frente a un público atento que ansiaba escuchar las melodías.

CDMX a 24 de Enero de 2019.- Solistas Ensamble del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), agrupación fundada en 1984 por el maestro Rufino Montero, inició su temporada 2019 el día de ayer en el Anfiteatro Simón Bolívar, y lo hizo frente a un público atento que ansiaba escuchar las melodías.

Los asistentes fueron llegando poco a poco, algunos familiares llevaron ramos de flores para entregar a sus músicos. Antes de la tercera llamada, el director Christian Gohmer, quien dirige el ensamble desde 2017, afinaba detalles y daba las últimas indicaciones.

De manera puntual inició el concierto, el cual estuvo dedicado a la música de dos importantes compositores: Giacomo Puccini (Italia, 1858 – Bélgica, 1924) y Paul Chihara (Estados Unidos, 1938), como indicó el propio Christian Gohmer.

Y con el estilo neocolonial del Anfiteatro Simón Bolívar como escenografía, comenzó la interpretación de la primera pieza: Requiem para órgano, viola y coro mixto de Puccini, que fue magistralmente ejecutada por Solistas Ensamble y por el violista invitado Gerardo Aponte.

Durante su intervención, el violista invitado abordó las notas musicales de una forma sublime, dando la impresión de que sus dedos sobre las cuerdas se fusionaban con el instrumento, logrando así entonaciones únicas.

El concierto continuó entre aplausos y miradas llenas de curiosidad y admiración. Así prosiguieron a interpretar otra obra, de la cual Gohmer explicó que se trataba de la pieza Songs of Love and Loss del compositor Paul Chihara, músico americano-japonés que aún está vivo.

La composición fue interpretada en este emblemático lugar, el cual está dedicado a la música, además de que alberga el primer mural del pintor mexicano Diego Rivera. Los elementos se fundieron para ofrecer una atmósfera muy especial.

Por último, Solistas Ensamble interpretó dos extractos de La Messa di Gloria de Puccini, el inicio y fin. Y con una cálida y amable sonrisa, Gohmer agradeció la atenta escucha del público, quienes, al término de la interpretación, entregaron sus aplausos.

Asimismo, reconoció y dio las gracias a los integrantes del ensamble y al artista invitado, Gerardo Aponte, quienes fomentaron un ambiente lleno de complicidad y camaradería que de manera sinérgica se apareció durante todo el recital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *