EE.UU. reitera que subirá aranceles a China si fallan negociaciones

El representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, manifestó hoy que la fecha límite del 1 de marzo es un plazo inflexible para alcanzar un acuerdo con China, sin el cual subirían los aranceles al gigante asiático.

El representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, manifestó hoy que la fecha límite del 1 de marzo es un plazo inflexible para alcanzar un acuerdo con China, sin el cual subirían los aranceles al gigante asiático.

 

Cuando hablé con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no se refirió a ir más allá de marzo, manifestó el funcionario en entrevista con la televisora CBS ante la pregunta de si podrían prolongarse las conversaciones después de ese momento de no lograrse un pacto en el tiempo fijado.

Después de meses de una llamada guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo, provocó algún optimismo la tregua anunciada el 1 de diciembre tras un encuentro entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y su par chino, Xi Jinping, en Buenos Aires, Argentina.

La Casa Blanca dio a conocer ese día la decisión del norteamericano de no incrementar del 10 al 25 por ciento los aranceles impuestos a productos chinos valorados en 200 mil millones de dólares, algo que Trump había amenazado con hacer a partir del 1 de enero próximo.

En lugar de eso, acordaron un periodo de 90 días para sostener conversaciones sobre temas como transferencias de tecnología, propiedad intelectual, barreras no arancelarias, robos cibernéticos y agricultura, al cabo del cual ocurriría el alza de las tarifas si no alcanzaban un pacto.

Sin embargo, varias fuentes consideran que esas conversaciones se han complicado por el arresto en Canadá, a petición de Washington, de Meng Wanzhou, directora financiera de la firma china de telecomunicaciones Huawei, bajo la acusación de que violó sanciones a Irán.

En las declaraciones de este domingo, Lighthizer dijo que no estaba de acuerdo con el criterio de personas como el senador republicano Marco Rubio, que quieren prohibir que las compañías de telecomunicaciones chinas realicen negocios en Estados Unidos.

Según el funcionario, el tema del arresto de Meng no tiene relación con las negociaciones comerciales, al afirmar que se trata de un asunto de justicia penal.

Una postura similar mostró el principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, quien dijo que las conversaciones entre los dos países están separadas de la detención de Meng.

En declaraciones a Fox News, manifestó que es posible que el gobierno de Trump libere a la ejecutiva como parte de las conversaciones en curso, pero que en realidad no sabe cómo resultará la cuestión, por estar en manos del Departamento de Justicia.

Meng fue detenida el mismo día en que Trump llegó a una tregua con Xi, aunque la noticia de su arresto solo se hizo pública el miércoles pasado.

A decir de Kudlow, el jefe de la Casa Blanca no sabía de antemano sobre el apresamiento de la mujer que además es hija del fundador y presidente de Huawei, Ren Zhengfei.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *